Facebook nueva arma en Cárcel

21 marzo 2011

Facebook PrisiónLas actualizaciones en los perfiles desde los celulares se convirtieron en una rutina carcelaria. En el estado de Carolina del Sur, las autoridades quieren castigarlo como un delito.

Islam Dunn actualiza su perfil desde su smartphone, como lo hace la mayoría de los jóvenes de 19 años, sólo que debe esconder su dispositivo para que los guardias de su prisión no lo noten.

En el caso de que la medida se apruebe, podría sumar 30 días a la sentencia del preso si es sorprendido interactuando en la red social vía celular. “La ley quiere ir más allá y buscará que sea ilegal actualizar los perfiles de Facebook de todos los presos, inclusive si lo realizan familiares o amigos“, remarca The Huffington Post.

Sabemos que los criminales detrás de las rejas utilizan las redes sociales como método de intimidación. La vida de las personas está en peligro. Ellos envían mensajes encriptados a través de las redes sociales”, asegura Wendell Gilliard, político demócrata.

The Huffington Post publica la historia de Tarangie Tyler. Dos años atrás, Islam Dunn, junto con otros compañeros, ingresaron a su casa con fines de robo. Su esposo, Jerry, de 34 años, recibió un disparo y murió.

Pero la pesadilla de Tarangie no termina ahí. En busca de seguridad, junto a sus 5 hijos debió cambiar de barrio. “Pero ahora teme que uno de los ladrones, Dunn, continúe su hostigamiento, sólo que desde Facebook“, publica el diario.

Saber que tienen cuenta en Facebook me aterra“, confiesa. “No creo que deba permitírseles tener un usuario, por el crimen que cometieron. Y si se quieren comunicar, ¿para qué existen las lapiceras y el papel?”, se pregunta.

Los prisioneros tienen permitido intercambiar cartas con amigos o familiares, pero sus cuentas de e-mail están monitoreadas. Sin embargo, gracias a los smartphones, conectarse a las redes sociales es simple y, a la vez, difícil de detectar. Algunos, inclusive, suben fotos de ellos mismos dentro de las celdas.

La compañía de Marck Zuckerberg igualmente desactiva a los usuarios cuando se percata de que son prisioneros, incluso si la cuenta fue creada por algún familiar.

De hecho, en California los oficiales incautaron alrededor de 11 mil celulares en 2010, pero Dunn pudo ingresar con su dispositivo sin problemas y la existencia de su perfil era desconocido por las autoridades.

Distintos expertos consideran que el debate es más profundo y que la libertad de expresión está en juego. “Muchos de los prisioneros quieren mantener sus contactos tras cumplir su condena”, aducen. Un debate que dará que hablar en los Estados Unidos. (Fuente: lapatilla)
Articulo Siguiente Inicio