Facebook Suicidio: Mujer anunció su muerte y nadie lo impidio

07 enero 2011

“Amigo el ratón del queso”, dicen algunas personas cuando no confían en otras. Probablemente esas fueron algunas de las últimas palabras de Jane Simone Back, una británica 42 años que publicó en su perfil de Facebook un anuncio que alertaba de su suicidio. Lo curioso del hecho es que ninguno de sus 1.082 ‘amigos’ trató de impedir el hecho.

“Tomé todas mis pastillas, moriré pronto. Adiós a todos”, decía la nota publicada por Back el 25 de diciembre pasado. Sin embargo, todo parece indicar que no era la primera vez que la mujer intentaba suicidarse, y entre las respuestas de sus contactos se encontraron comentarios como “lo hace todo el tiempo y está mintiendo”, a lo que otro respondió: “Espero que esté mintiendo, si no, te sentirás muy culpable mañana”.

Según el diario Daily Mail, su madre Jennifer Langridge, quien es discapacitada y solo se enteró de la muerte de Back al día siguiente del suicidio, exigió saber por qué ninguno de sus más de 1.000 amigos en la red social de su hija –a pesar de que algunos vivían cerca a la que era su casa– trató de salvarla e impedir su muerte. Algunos de los que estaban más lejos le pidieron vía Facebook su dirección y teléfonos, pero no pudieron hacer nada.

El desenlace de la historia fue la muerte por sobredosis de la mujer. Casi 20 horas después de enviado el mensaje en Facebook, la policía la encontró muerta en su casa.

Según el mismo medio, un portavoz de la red social insistió en que la seguridad de sus usuarios era de ‘vital importancia’ para la compañía. En un comunicado, Facebook lamentó la muerte de la británica.

Para Jennifer Langridge, a la muerte de su hija representó, además del dolor por la pérdida, la misión de manejar los vínculos sociales que dejó en Facebook. “Mi hija Simone falleció hoy, así que por favor déjenla en paz ahora”, dijo Langridge desde la cuenta de Simone, que estuvo activa –y con el muro y otros contenidos personales visibles– hasta el 6 de enero (hoy la cuenta ya no aparece en Facebook, ya sea porque Langridge la canceló o porque la configuró para que no fuera visible.

La mujer ha agradecido en su muro las palabras de apoyo de muchos amigos de ella y de su hija, aunque también se ha tenido que defender de ataques de algunos que consideraron que ella había acusado a Facebook o a los contactos de su hija de la tragedia. “Nunca dije que la culpa era de Facebook. Entonces, paren todos los insultos, no neecsito esto ahora”, dice su última actualización de estado, publicada este miércoles 5.

Sin embargo, el caso de Back no ha sido el único en Facebook. Lita Broadhurst, profesora de inglés de 47 años residente en Garrucha (Almería), decidió quitarse la vida arrojándose desde la terraza de su casa. Pero antes de hacerlo escribió su testimonio en forma de ‘nota’ y lo publicó en su perfil de Facebook, donde lo pudieron leer sus 59 contactos. En la desgarradora despedida, titulada ‘Últimas palabras’, Lita explicó su dura situación de vida y sus razones para dejarse vencer. Por su parte, Tyler Clementi, un estudiante homosexual del que se publicó en la Web un video comprometedor, publicó un último mensaje de estado en Facebook que decía: “Saltando del puente (del río Hudson), lo siento”.

Estos hechos, que ya se empiezan a presentar con más frecuencia (dado que Facebook es usado por más de la cuarta parte de los usuarios de Internet en el mundo, y por la décima parte de la población mundial), dejan en el aire la duda de si los amigos virtuales son reales y de si las relaciones sociales en línea son útiles en la ‘vida real’.

¿Conoce casos trágicos o críticos en las redes sociales o, al contrario, situaciones en las que los contactos hayan ayudado a personas necesitadas? Lo invitamos a que compartan sus experiencias en los comentarios. (Fuente: fanultra)
Articulo Siguiente Inicio